5 motivos por los que visitar Macedonia y Bulgaria

Sabemos que ninguno de los dos países se trata de uno de los top 5 de Europa, pero aquí os dejamos algunos motivos para añadirlo en vuestra lista de destinos para el próximo año. 

1. Porque no hay turismo. Bulgaria pertenecen a la misma península que Grecia o Croacia y el turismo que atraen en comparación con sus vecinas es mínimo. Son países muy poco explotados pero con una situación político-social que te permite visitarlo sin ningún miedo. Es verdad que en las zonas rurales hay algún momento en el que puede impactarte las condiciones precarias en las que viven, pero en ningún momento sentimos miedo o inseguridad. Visitamos patrimonios de la humanidad que, si hubiesen estado en la costa croata, hubiesen tenido colas de turistas, chiringuitos alrededor y, seguramente, precio de entrada. En cambio, las pudimos visitar tranquilamente, hablando con los locales y sin tener que apartar masas para hacer fotos. ¿Es o no es fantasía?

2. Porque está relativamente cerca y bien comunicado desde los principales aeropuertos españoles. Lo ideal es volar a Sofía (Bulgaria) y desde ahí empezar el roadtrip. Hay vuelos directos desde Barcelona con Wizz Air (además la tarifa económica incluye equipaje de mano) y desde Madrid con Ryanair. El vuelo dura 2 horas y media (desde Barcelona) y hay que tener en cuenta que en Bulgaria es 1 hora más que en España (y 1 hora más que en Macedonia, que tiene el mismo uso horario que España). El hecho de que haya vuelo directo nos ahorra mucho tiempo y, normalmente, permite vuelos más económicos. En el puente de Diciembre de 2018, volando miércoles por la noche y volviendo el domingo por la tarde, el vuelo nos costó 119€. 

3. Porque es muy económico. Para que os hagáis una idea: alquiler de coche 4 días: 35€. Media de alojamientos: 10-15€ la habitación doble. Cenas de chicas bien, con algo para picar, plato, postre y vino, una media de 8€ por persona. ¿Qué? ¿Os parece un buen motivo para pasar unos días en esta zona? Obviamente, como en todos lados, depende del estilo de viaje que quieras hacer, tendrás un presupuesto u otro pero, en Macedonia y Bulgaria la media de gasto es mucho más baja que la de Barcelona (mi referencia junto al precio de las patatas bravas).

4. Porque haréis amigos peludos por todos lados. Para los que somos amantes de los animales, esto tiene su doble cara de la moneda. Por un lado, es muy triste ver como hay 0 planificación de reproducción animal en estas zonas y las colonias de gatos y perros campan por todos lados a sus anchas. He de decir que, incluso, puede llegar a ser un peligro cuando estás conduciendo, ya que se te cruzan por cualquier lado y, en nuestro caso, tuvimos que dar más de un frenazo. Pero, por otro lado, es genial poder disfrutar de la compañía de los animales en todos lados. En Ohrid, fuimos todo el día acompañadas por un perrete al que bautizamos como Baltazar y, en las ruinas nos enamoramos de una gatita bebé llamada Dolores. El vigilante de las ruinas (y a la vez cobrador de la entrada y guía), cuidaba de toda la colonia de gatetes y les bautizaba con nombres del mundo.

5. Porque es un paraíso natural. Especialmente Macedonia, hablamos de, básicamente, bosque. Kilómetros y kilómetros de paisajes repletos de árboles que, en nuestro caso, vivimos con todo el esplendor del otoño. Rojos, amarillos, naranjas...un espectáculo brutal.