Mis calas preferidas de Menorca

03.08.2019

*Actualizado Julio 2023.

Menorca es un paraíso y, por suerte, desde Barcelona lo tenemos a tiro de piedra (menos de 1 hora de avión). He visitado la isla en varias ocasiones y cada vez que voy me enamoro un poquito más. Así que he pensado en dejaros aquí las calas que más me han gustado (hasta ahora).

Cala es Talaier

Esta  cala la descubrimos en nuestra primera visita a la isla y todavía no he visto nada que lo haya superado. Se encuentra en el sur de la isla, a unos 35 minutos en coche de Ciutadella.

Para llegar hay que caminar unos 15-20 minutos desde el aparcamiento de son Saura.  Es bastante pequeñita y no tiene ningún servicio. 

Cala Macarella y Macarelleta

Estas calas las encontraréis en todas las guías de Menorca como las más bonitas de la isla. El agua es de un azul turquesa que parece imposible y el camino entre una y la otra (caminando unos 15 minutos) es precioso. 

A pesar de esto, no la recomiendo en temporada alta. Ya en junio o septiembre (meses en los que he ido yo) el aparcamiento está lleno a las 11 de la mañana y la orilla está plagada de toallas y sombrillas. 

Por eso, aunque realmente valga la pena visitarlas, son de las más concurridas y allí no encontraréis las calas tranquilas y privadas de las que seguro habéis oído hablar.

En nuestra visita en junio del 2020 alquilamos Kayak (en cala Galdana) para visitar estas dos calas y los amarramos a las boyas para poder bañarnos alejados de la orilla. Es la opción low cost para los que no tenemos barco:).  

Cala en Brut

Una de las últimas que he descubierto y desde ya una de mis preferidas. Se encuentra en la zona de Ciutadella y no tiene arena, es todo roca donde en algunas partes puedes poner la toalla. Es famosa por las zonas que tiene para saltar al agua (hay gente haciendo verdaderos saltos mortales) y zona de escaleras para volver a subir. Esta es otra de las que tiene el agua tan turquesa que parece irreal. 

Cala Pregonda y Cala Cavalleria

Estas dos calas son completamente distintas a todas las demás que nombro en este post porque las playas del norte son super diferentes: aunque el agua también es clarísima, la arena es roja y eso hace que se pierda el turquesa que se encuentra en el sur. Cala Cavalleria es la de más fácil acceso, ya que se aparca a menos de 5 minutos. Aquí es donde encontrarás zonas de barro para poder untarte de propiedades para tu piel (cuando subas del parking hacia las playas a mano derecha).

Cala Pregonda es una joya a la que cuesta un poquito más llegar. Está situada en el medio de la nada y para llegar hay que caminar unos 20 minutos por un paisaje lunar que impresiona. 

Estas dos playas son ideales para combinar con la visita al faro de Cavalleria.

Cala en Porter

Está justo debajo de las famosas Coves d'En Xeroi. Es la más grande de todas mis preferidas y está muy cerca del núcleo urbano, por lo que es perfecta para ir sin tener que caminar (el parking está justo en la entrada). Aunque sea menos íntima, es de arena (no como las de binibeca o la Cala en Brut) y tiene el agua increíblemente clara.

Cala Mesquida

Una de las mejores opciones por la zona de Maó. De fácil acceso y con aparcamiento directo. 

Este tramo de la costa litoral está protegido, ya que es casa de una de las colonias mas grandes de gaviotas y cuervos marinos de las Islas Baleares. Cala Mesquida, al igual que las otras calas de la zona, fueron declaradas Área Natural de Especial Interés por el Parlament de les Illes Balears el año 1991.

Cala Tortuga

Otra de las calas del norte (cada vez que voy me gusta más esta parte de la isla) con unas vistas preciosas al Faro de Favàritx. Estuve en Semana Santa y tuvimos la playa solo para nosotros... Para llegar tendréis que aparcar en la carretera que lleva al faro y caminar unos 2 kilómetros por el camí de Cavalls. No os defraudará. 

Playa de Binigaus

Hice una excursión chulísima para llegar a esta playa, aparcando en Es Migjorn Gran y pasando por la Cova des Coloms, una cueva de 300 metros de largo, 15 de ancho y 25 metros de alto que impresiona un montón (la llaman la catedral y es la cueva más grande de la isla). La cueva tiene un aura un tanto mística y es que en la prehistoria ya se utilizaba para hacer rituales y ceremonias funerarias (hay elementos en el Museo de Menorca encontrados en esta cueva). Desde Migjorn hasta la playa de Binigaus pasando por las cuevas es más o menos 1 horita y media. ¡Vale muchísimo la pena!

Cualquier cala de Binibeca

Ya he dicho que me encanta Menorca, pero Binibeca es mi debilidad. Toda la zona es espectacular y el pueblecito en sí es fantasía. Justo a la entrada del casco antiguo está la Cala Pequeña con espacio para 4 o 5 toallas y con acceso al agua por unas escaleras artificiales. Un poquito más alejada está la zona de Cap d'en Font (llegamos por casualidad) y me parecieron todas increíbles. Si tengo que quedarme con una, elijo Es Caló Blanc. Además, esta zona al tener tantas calas, tan pequeñas y tan escondidas, es muy factible que la que encuentres sea solo para ti.


Otros artículos que te podrían interesar:

Después de 2 visitas de fin de semana a la capital alemana, os dejo aquí lo que para mí son los imprescindibles: mis zonas preferidas, los monumentos más emblemáticos, algunas recomendaciones de restaurantes y un extra: la visita a un campo de concentración a menos de 1 hora en tren.

De unos años a esta parte, Alsacia se ha convertido en un must de destino navideño y no es para menos, porque los pueblecitos de la zona son extremadamente kukis (especialmente con el decorado navideño).
Lo que me encontré cuando empecé a hacer la ruta es que la zona tiene muchísimos pueblos diferentes y me costó mucho decidirme...

Después de 4 días paseando y descubriendo Burdeos y sus alrededores, estoy lista para explicaros las curiosidades que más me han llamado la atención de esta ciudad y daros cuatro datos interesantes si estáis pensando en conocer esta maravillosa ciudad de Francia. ¡Allá voy!