48 horas en Sevilla

Qué sí, qué lo sé. La capital de Andalucía da para mucho más que un fin de semana. Pero también es una ciudad ideal para pasar 48 horasa conociendo los básicos de la ciudad, comiendo tapas hasta reventar y paseando por las orillas del Guadalquivir. Después de visitar la ciudad en más de 4 ocasiones, os dejo aquí mi propuesta para una primera vez en la ciudad.

SÁBADO

Empezar por una buena cafetería para desayunar puede ser la clave de que todo un día salga redondo. Por eso, os recomiendo desayunar en Torch Coffee Sevilla, un local con personalidad propia en el Paseo de las Delicias donde podréis disfrutar de diferentes cafés del mundo acompañado de una buena ración de tarta casera.

Con las pilas bien cargadas yo empezaría por la que es la joya de la corona de Sevilla (aunque no sea tan representativo como la Giralda) y me refiero a la Plaza de España, dentro del Parque de Maria Luisa. Para mí, uno de los lugares más espectaculares de la ciudad debido a su majestuosidad. Se acabó de construir en 1929 y desde entonces no ha dejado de acoger turistas de todo el mundo. Está formada por varios puentes y diferentes cubículos representando cada una de las provincias de España; todo decorado con azulejos. Es típico encontrar grupos bailando flamenco y barcas cruzando por los canales de la plaza. No tengas prisa por recorrerla: hasta Alfonso XIII cuando la vio por primera vez dijo: "yo sabia que esto era bonito...pero no tanto".

Después de toda la mañana paseando por Maria Luisa y la Plaza de España es momento para ir al centro de la ciudad, visitar la catedral y la Giralda (sin olvidarnos de su patio de los naranjos) y comer en alguno de los locales de la zona. Os recomiendo la Taberna Coloniales: lugar que los sevillanos frecuentan, en el que tendrás que pedir turno y tomarte unos rebujitos mientras esperas tu turno para entrar y donde la relación calidad-precio te dejará boquiabierto. 

Después de comer y descansar un buen rato (hacer la siesta siempre es una buena opción, especialmente en el sur), podéis ir a visitar "las setas de Sevilla", como se le conoce popularmente al Metropol Parasol. Es gratuito para los sevillanos  y cuesta 5€ a los turistas (gratis también niños menores de 5 años). Vale muchísimo la pena pasear por la estructura de madera más grande del mundo y tener las mejores vistas de la ciudad. La visita requiere alrededor de una hora (dependiendo del nivel de postureo que quieras hacer arriba) y después, te recomendaría que fueses a visitar el Alcázar de Sevilla. Os voy a confesar que después de varias visitas a la ciudad, este monumento sigue pendiente en mi lista, y es que por A o por B nunca he acabado entrando. 

El Real Alcázar de Sevilla es la residencia oficial en Sevilla de la Familia Real Española y está declarado Patrimonio de la Humanidad por La Unesco, junto a la Catedral y al Archivo de Indias. Se sabe que en los terrenos que ocupan el Real Alcázar han habido asentamientos desde el siglo VIII aC, además hay restos romanos del siglo I en el Patio de Banderas. Los sevillanos presumen de tener uno de los edificios más antiguos del mundo. Hay quien dice que es más bonito que la Alhambra (aún no puedo valorar). Lo que si que os recomiendo es que compréis entradas anticipadas: el motivo por el que no entré la última vez es porque pensé en adquirirlas allí y la cola que había era una locura. 

Muy cerca de allí podréis pasear por el barrio de la judería, para mí la zona más auténtica de la ciudad por el color de sus calles, el empedrado, las flores que crecen en todos los rincones...es magia. Cuando creáis que necesitáis parar a tomar algo, dirigíos a la terraza del hotel EME, con otras vistazas increíbles desde donde ver la puesta de sol y entender la famosa frase de "Sevilla tiene un color especial". 

Para cenar por la zona, yo me decantaría por la Taberna de Góngora: ubicado en el centro, con unas tapas de super calidad y a un precio ideal. ¿Qué más se puede pedir? 

Si después de una buena cena de tapas sigues con ganas de más, las mejores zonas para salir son la Alameda de Hércules o Triana (en este último encontrarás espectáculos de flamenco para los que quieran disfrutar el famoso baile andaluz). 

DOMINGO

Vuelvo a empezar este día con recomendación de cafetería en el casco antiguo. Se trata de la Cacharrería, una cafetería con una decoración super particular, dejando claro rápidamente el por qué de su nombre. A parte de que el local sea super original, el café es espectacular. 

A media hora paseando se encuentra a lo que yo dedicaría la mañana: conocer la Torre del Oro y pasear por la ribera del Guadalquivir hasta Triana. Este barrio no es especialmente monumental pero os recomiendo que os perdáis por sus calles y viváis el auténtico espíritu andaluz. Ideal para comer bueno, bonito y barato. 

Si preferís volver al centro para comer, os recomiendo el restaurante Ovejas Negras. Es un bar de tapas super moderno, con una calidad excepcional, un servicio perfecto y una lista de reproducción que hará que alarges tu sobremesa solo por saber cuál es la próxima canción que va a sonar. 

Por la tarde tienes mil opciones para acabar el fin de semana de forma perfecta: continuar perdiéndote por los barrios más tradicionales, asistir a un espectáculo de baile flamenco, perderte en alguno de sus centros comerciales o buscar alguna terraza para seguir disfrutando del ambiente sevillano (si vas en agosto, busca una terraza climatizada por favor).

Ahora bien, si queréis mi recomendación, yo dedicaría la última tarde a visitar Ancient Bath Sevilla. A solo unos pasos de al catedral, en una callejuela del barrio de Santa Cruz, encontraréis una magnífica casa-palacio de estilo mudéjar con casi cinco siglos de historia. Aquí se encuentra AIRE de Sevilla. Tiene un típico patio andaluz donde empezará una experiencia increíble. Todo rodeado de velas, distintas salas de agua a diferentes temperaturas y  la opción de darte un buen masaje...¿se te ocurre una manera mejor para acabar un fin de semana en la ciudad de los cinco sentidos?

Otros artículos que te podrían interesar

Si estáis planeando una primera visita a la capital francesa, éste no es vuestro post. Aquí os quiero hablar de otras opciones más allá de la ruta estándar una vez hayáis visitado los "musts" de París. Mi plan ha sido: fin de semana, París, amigas y una celebración de cumpleaños. ¿Se os ocurre un plan mejor? Pues ésto...