Imprescindibles para un primer viaje a Indonesia

Quizás le tengo tanto cariño a Indonesia porque fue mi primer contacto con Asia. O quizás, simplemente, porque Bali y las Islas Gili han sido uno de los destinos más románticos, aventureros, divertidos e interesantes que hemos hecho jamás. En nuestra primera visita a este país, decidimos centrarnos en la principal isla (Bali) y después, pasar unos días en Gili Island disfrutando de las playas y el sol. Aquí os explico cuáles son, para mí, los imperdibles en una primera visita al país:

Templo Ulun Danu Batur
Templo Ulun Danu Batur

1. Templo Ulun Danu Batur

Este templo (o conjunto de templos) está de camino a uno de los puntos más bonitos y famosos de Bali, el Templo Pura Ulun Danu Bratan y se visita en máximo 1 hora. Nosotros contratamos chófer para visitar los dos templos el mismo día y, si por algo éste me gustó en especial, es porque es uno de los menos turísticos de la isla y lo visitamos completamente solos. Bali es un destino bastante explotado turísticamente y evitar aglomeraciones es algo que nosotros priorizamos en nuestros viajes. No hace falta guía y el precio de la entrada en 2015 era de 48000 rupias indonesias (unos 3€ al cambio). Está rodeado de pura naturaleza y me hizo sentir muy conectada con la cultura indonesia.  

2. Monkey Forest

Situado en Ubud, es un lugar precioso donde te sentirás en medio del Libro de la Selva. El "bosque" está compuesto por varios templos y un cementerio, todo custodiado por los monos que habitan el lugar. Se visita en un par de horas y si queréis un CONSEJO: no dejéis en ningún momento vuestras cámaras sin vigilancia. Los monos lo roban todo. A puntito estuvimos de perder la GoPro.  

3. Templo Luhur Uluwatu

Bali está plagado de templos a cuál más interesante, pero debo decir que llegó un momento en que nos saturó. Os recomiendo que elijáis unos 5-6 para visitar en un viaje de 12 días y dejéis los demás para futuras visitas al país. El templo de Luhur Uluwatu es especialmente bonito al atardecer. El templo está al borde de un acantilado de 75 metros y fue construido en el siglo X para proteger la isla de los malos espíritus. Igual que en el Monkey Forest, aquí también podrás encontrar monos. Es una excursión perfecta para hacer desde la zona de Seminyak. 

4. Templo Pura Ulun Danu Bratan

Sin duda alguna, una de las joyas de Bali. Como es comentaba en el número 1, estos dos templos (Ulun Danu Batur y Pura Ulun Danu Bratan) se pueden visitar el mismo día. Lo más fácil es organizar una excursión de a esta zona desde Ubud. Este templo se caracteriza por estar al lado de un lago y sobre el volcán Bratan. Nosotros tuvimos la suerte de disfrutar allí de un reportaje fotográfico de boda balinesa tradicional. Simplemente espectacular. 

5. Terrazas de arroz de Ubud

Mucha gente recorre esta zona de Bali en motocicleta. Nosotros decidimos hacerlo todo con chóferes privados. Quizás si volviera lo haría diferente pero, la primera vez, nos pareció un poco difícil adaptarnos a la conducción sobretodo en las ciudades. El hecho de que el alquiler de coche con chófer sea tan económico (alrededor de 30€ por día) hizo que nos decantásemos por esta opción. Los arrozales los visitamos desde Ubud y pudimos pasear por dos distintos: Tegalallang y Jatiluwih. Los arrozales de Bali se caracterizan por ser escalonados y producir la base de la alimentación del país. Pasear por ellos (caminando o en bicicleta) es una de las mejores cosas que hacer en la isla. 

6. Danzas Balinesas

Te lo ofrecerán en Ubud, en Seminyak y en una alta cantidad de templos que visites pero, por muy turístico que te parezca, creo que por lo menos una vez hay que verlos. Se trata de bailes tradicionales dónde tanto los hombres como las mujeres van vestidos con trajes típicos y diferentes máscaras. Su aire exótico te hace sentir muy en sintonía con el país.

Islas Gili

Los últimos 4 días de nuestro viaje de 2 semanas los pasamos en las Islas Gili y debo decir que no se me ocurre otra forma mejor de finalizar este viaje. Nosotros visitamos las tres: Gili Trawangan, Gili Air y Gili Meno. Dicen que la primera es la que tiene más ambiente, la segunda la más romántica y la tercera la más aventurera. No podemos estar más de acuerdo. Nos encantaron las tres y pudimos hacer snorkel en todas ellas. Están llenas de gatitos por todos lados (sí, soy la loca de los gatos, lo sé) y podrás ver miles de peces y tortugas cuando hagas snorkel en la playa. Para los que estéis esperando un fondo marino de arena blanca debo sacaros de vuestro error. Hace unos años los pescadores de la zona bombardeaban el fondo marino para poder ir más rápido en la árdua tarea de la pesca. Ésto ha provocado zonas completamente muertas que ha reducido los ecosistemas de la zona, ha "ensuciado" el mar dejando manchas negras en el fondo y además, produciendo un peligro para todos los que se bañen en las playas. Las cangrejeras son indispensables. 

Aún así, unos días en las Islas Gili es sinónimo de desconexión y playa. Las islas son tan pequeñas que solo se pueden recorrer caminando o en bicicleta y los atardeceres en esta zona los seguimos recordando como los mejores que hemos visto jamás.