El post que necesitas leer si viajas a Copenhague

16.12.2021

Cada año nos gusta descubrir alguna ciudad en el puente de Diciembre y este año la elegida ha sido Copenhague, capital de Dinamarca. Nos ha gustado muchísimo, especialmente porque la hemos podido vivir con los mercadillos navideños y el olor a vino caliente. Si tu también estás pensando en visitarla, aquí te dejo información que te puede ser bastante útil.

Dónde dormir

Esta es siempre la primera pregunta que me hago cuando ya tenemos los billetes de avión con destino a una ciudad. Copenhague no es demasiado grande y está muy bien comunicada con metro, así que encontrar alojamiento no es difícil. Aún así, yo tengo clara mi recomendación: elapartamento donde nosotros nos quedamos es espectacular: es para 4 personas, está en el barrio de Østerbro (barrio de moda con cafeterias y tiendas monis) y el diseño y la comodidad son inmejorables. Nos hicieron un upgrade al llegar a la recepción y la cara cuando vimos el apartamento de 3 plantas, decorado con un gusto exquisito y todo de cristal con vistas al mar alucinamos. Está a 5 minutos del metro y a 3 paradas del centro. Os dejo aquí el enlace. 

Cómo llegar del aeropuerto al centro

El centro de Copenhague está super bien comunicado con el aeropuerto y se llega en metro o tren (también en bus, pero es la opción que menos recomiendo). Si la zona a la que vas está cerca de la de la estación central (Tívoli) mejor tren, cualquier otro destino en la ciudad, mejor metro. Igualmente, es muy fácil revisarlo con Google Maps y mirar que parada te queda más cerca. Todos tienen el mismo precio 35DKK por trayecto (5€ aprox).

Cómo funciona el transporte público

Como os comentaba, toda la ciudad está muy bien comunicada y nosotros nos movimos todos los días en metro. Es un sistema super moderno, limpio y puntual. A diferencia de en España, no hay barreras para acceder: a la entrada de la estación hay las máquinas para sacar los billetes y en los andenes unas máquinas para validarlos, pero no hay una puerta que se abra al pasar el billete: el acceso es libre (en 4 días no vimos ni un revisor, pero sí que vimos que todo el mundo picaba. Primer mundo...). A parte de comprar el billete sencillo que tiene un coste de unos 4.50€ cada trayecto, se pueden comprar tarjetas por horas. 24h, 48h, 72h....son unos 10€ diarios por transporte ilimitado. 

¿Es tan caro como dicen?

Sí. Copenhague es una ciudad cara y una cerveza o un café te costará más de 6 euros en cualquier bar o cafetería. Hay maneras de abaratar costes, sobre todo el de la comida: comprando para cocinar en el apartamento. Encuentras Lidls y Aldis por todos lados, así que es muy fácil que una de las comidas del día la hagas a un precio parecido al que la harías en España. Cuando sales a comer, menos de 30-35€ por persona es difícil que te dejes. Por lo que respecta a las tiendas, te vuelves loco con las preciosidades que encuentras (sobre todo de decoración) pero los precios en general son bastante prohibitivos. Incluso la comida callejera es cara: en los mercadillos navideños, una crêpe nos costó unos 8€ y un hot dog unos 10€. Tened siempre en mente el cambio para saber lo que esáis gastando en todo momento. 

Tema dinero:

En Dinamarca no hay euros, hay Coronas Danesas (DKK). Nosotros no hemos llegado a cambiar efectivo, porque nos han aceptado la tarjeta absolutamente en todos lados. Para no pagar comisiones, te recomiendo que utilices una tarjeta del estilo Revolut. Aquí te dejo el enlace con toda la info y una promo para que te salga gratis).

Alquiler de bicis:

Verás que en la ciudad muchísima gente se mueve en bicicleta, pero si como viajero quieres alquilar una, lo que tienes que hacer es estar atento por las calles y ver de que compañía son las bicis que te encuentras. Lime es una de las que tiene más flota por la ciudad: solo tienes que descargarte la app, poner tu tarjeta y a pedalear. Eso sí, cada minuto va sumando y no es barato. Aún así, vale la pena por la experiencia.  

¿Y el frío?

En diciembre nos ha hecho mucho frío. Al estar al lado del mar, hay mucha humedad y la sensación térmica es aún menos que la temperatura real (hubo días de sensación térmica de -6ºC). Ropa térmica para cada rincón de nuestro cuerpo...¡y a seguir caminando!


Otros artículos que te podrían interesar:

Después de 2 visitas de fin de semana a la capital alemana, os dejo aquí lo que para mí son los imprescindibles: mis zonas preferidas, los monumentos más emblemáticos, algunas recomendaciones de restaurantes y un extra: la visita a un campo de concentración a menos de 1 hora en tren.

A pesar de que las ciudades no me parecen el punto fuerte de Alemania, debo reconocer que Múnich hay que visitarla, al menos, una vez en la vida. Es perfecta para hacer una escapada de fin de semana y, a parte de disfrutar de su casco antiguo, su cerveza y su historia, se pueden hacer excursiones muy interesantes en un...