¿Costa Oeste en 10 días? Sí, es posible

No lo voy a negar: ojalá hubiésemos podido hacer la ruta en 15 días, o incluso 20. Pero la realidad es que teníamos menos de 2 semanas y queríamos visitar San Francisco para ver a unos amigos y ya de paso, conocer algunos de los puntos más importantes de esta famosísima ruta.

Así, si tú tampoco tienes mucho tiempo pero tu sueño es visitar esta zona del continente americano, toma nota de nuestra ruta.

DÍA 1: San Francisco / Yosemite

Volamos directas de Barcelona a Oackland (San Francisco) con la compañía Level y llegamos al aeropuerto alrededor de las 15h de la tarde. Pasamos los controles, recogimos el coche de alquiler y condujimos unas 4 horas hasta Oakhurst, uno de los puntos más cercanos al parque de Yosemite dónde alojarse para al día siguiente poder aprovechar el máximo de horas en el parque nacional. 

DÍA 2: Yosemite

A Yosemite le podríamos dedicar una semana entera. O incluso dos. Sus paisajes son increíbles y sus ruta de trail inacabables, pero, cómo no teníamos mucho tiempo, nosotras nos decantamos por hacer la ruta "Panoramic Trail". Es una de las más completas (y cansadas, ¡preparad agua!). Empieza en Glacier Point dónde las vistas panorámicas de Yosemite Falls y el Half Dome son inmejorables. Después paseareis por dentro del parque, siempre con vistas panorámicas, visitando Nevada Falls y Vernal Falls. La hicimos en unas 7 horas, por lo que más vale madrugar y llevar comida para almorzar en el parque. Cuando acabamos, cogimos el coche y condujimos 4 horas para acercarnos al máximo a Death Valley y, al día siguiente poder visitar Sequoia Park. Esa noche, dormimos en un tipi. ¿Que no sabes lo que es? Te lo explico en mi artículo sobre las 5 cosas que hay que hacer en primer viaje a Costa Oeste.

DÍA 3: Death Valley / Las Vegas

Si quieres visitar Sequoia Park, aseguraos de dónde está la entrada. Nosotras condujimos hasta el otro lado del parque para al día siguiente estar ya más cerca de Death Valley y...¡sorpresa! Al parque sólo se accede por la cara oeste y, si queríamos visitarlo, teníamos que conducir 2 horas en dirección contraria a nuestro destino, es decir, rehacer el camino hecho el día anterior.

Así, decidimos dedicar todo el día a Death Valley y dejar Sequoia Park para una próxima visita a esta zona. Como hicimos el road-trip en otoño, la temperatura era ideal y pudimos visitar tranquilamente y sin asfixiarnos de calor dos de los puntos más importantes: Badwater Basin y Zabriskie Point.

Por la tarde, una vez cruzado el desierto por carreteras impresionantes, nos encontramos en el medio de Las Vegas listas para descubrir la ciudad que nunca duerme.

DÍA 4: Las Vegas

Muchos me habíais dicho que Las Vegas no me iban a gustar. Que era la ciudad más artificial del planeta. Muy bien, pues lo desmiento: Las Vegas mola mil. ¿Es artificial? Hombre, un ratito. Básicamente todo es fake; pero quizás ahí reside la magia. Nosotras estuvimos un día entero y dos noches y no lo acortaría. 

En cuanto al plan de un día en las vegas, hicimos básicamente lo típico: visitar los hoteles más famosos como el Bellaggio o el Caessars Palace, irnos de compras al outlet "Las Vegas Premium Outlets North" e ir a hacernos la foto con el famoso cartel de "Welcome to Las Vegas". Comentaros que cuando llegamos al cartel, había unas 40 personas esperando para hacerse la foto.

CONSEJO: No sé vosotros, pero nosotras no estábamos dispuestas a hacer cola por una foto, así que nos pusimos en un lateral y en un momento en el que se cambiaba la gente para la "foto oficial" nosotras la hicimos desde un lateral. Y ni tan mal el resultado.

DÍA 5: Gran Cañón del Colorado

Nos levantamos pronto y nos dirigimos hacia uno de los puntos fuertes de la ruta: El Gran Cañón. Como pasa también en Yosemite, el parque nacional del Gran Cañón tiene muchísimos trails recomendados para hacer. Nosotras solo teníamos un día para visitarlo así que nos decantamos  por el North Rim: es sólo 1 km pero dicen que se tienen las vistas panorámicas más espectaculares del cañón. Obviamente, en mi próxima visita intentaré hacer alguna otra ruta pero para los que tengáis poco tiempos y queráis deleitaros con esta maravilla de la naturaleza, esta ruta que empieza en el centro de visitantes y acaba en el Bright Angel Point es muy recomendable. Después de visitar el Gran Cañón, condujimos unas dos horas más por zona desértica hasta Page, el punto donde alojarse cerca de Horshoe Bend y Antelope Canyon. 

DÍA 6: Horshoe Bend, Antelope Canyon y Monument Valley

Como seguramente ya sabréis si estáis pensando hacer este viaje, para visitar Antelope Canyon hay que reservar con antelación las entradas. Os dejo aquí el link dónde podéis hacerlo. 

Nosotras reservamos al mediodía porque es el momento en que la luz entra en perpendicular al cañón y los juegos de luces son más espectaculares. Así, dedicamos la mañana a visitar Horshoe Bend, una de las sorpresas del viaje. Aunque habíamos visto muchas fotos, las dimensiones de la famosa "herradura" son increíbles y la altura muy impresionante. Me hizo sentir muy pequeñita. Con 1 hora hay de sobra para visitarlo. Justo después, nos dirigimos hacia Antelope Canyon y creo que este es el único lugar que no volvería a visitar en otro viaje a esta zona. El cañón es espectacular, los efectos de las luces preciosos; una maravilla natural. Pero está completamente saturado y explotado. Vas todo el camino siguiendo un grupo de gente por unos caminos muy estrechos. Nunca estás solo para disfrutar de la naturaleza y poder contemplarla tranquilamente. Realmente me sentí en una atracción. Sólo faltaba el trenecito turístico.

Por último ese día después de comer (la visita a Antelope Canyon es también 1 hora), condujimos hasta Monument Valley, uno de los sitios más bonitos que visitamos. CONSEJO: Visitadlo al atardecer. Ver la puesta de sol allí es otro nivel. Si hubiésemos tenido más tiempo nos hubiésemos quedado a dormir por la zona para dedicar más tiempo al día siguiente, pero cómo queríamos ver dos parques nacionales más, volvimos otra vez a Page (dónde dormimos la noche anterior) para al día siguiente ahorrarnos 2 horas de coche.

DÍA 7: Bryce & Zion Canyon

Aunque no son tan conocidos como el Gran Cañón, estos otros dos también merecen una visita. Cuando llegamos a Bryce estaba completamente tapado por la niebla y solo pudimos ver unas bonitas vistas desde un mirador. Por eso nos dirigmos a Zion e hicimos una ruta de trekking: Rivseride Walk. Son 4 km aptos para todos los públicos desde dónde se llega a unas vistas espectaculares.

Cuando vuelva a esta zona, me gustaría dedicarle 1 día entero a cada uno de los parques, creo que hay mucho que ver en los dos.

Una vez acabada la ruta, pusimos rumbo a Las Vegas y dormimos a medio camino, en Mosquite (no hay nada), para al día siguiente no conducir tantas horas.

DÍA 8, 9 Y 10 - San Francisco

Volamos de Las Vegas a San Francisco y los últimos 2 días y medio los pasamos en la ciudad de las mil perspectivas. ¿Qué ver en San Francisco? Eso en el próximo post 

Otros artículos que te podrían resultar interesantes:

Nueva York es uno de los destinos más soñados a nivel mundial y no es casualidad. La ciudad que nunca duerme es el escenario de la mitad de audiovisuales que consumimos y eso crea un ideal que nos motiva a todos los que nos gusta viajar a ir a visitarla. Ciudades que tienen tanto que ofrecer requieren una buena previa...