Ruta en tren: Milán y Lago di Como en un fin de semana

Aunque Lago di Como bien se merece 4-5 días para visitarlo con tranquilidad y disfrutar de cada uno de sus pueblos, sois muchos los que elegís Milán y Lago di Como para un fin de semana largo o puente (3 días) y nosotras, aunque lo juntamos con Cinque Terre, fue ese el tiempo que le dedicamos a esta zona. Así que escribo este post para explicaros nuestra ruta, mis favoritos y, como siempre, algunas recomendaciones.

DÍA 1 - Milán

Milán es uno de los destinos europeos más fáciles (y más económicos) desde Barcelona. Hay dos aeropuertos que están más o menos a la misma distancia del centro (1h): Malpensa y Bérgamo.  Los dos tienen autobuses que te dejan en la estación central de forma sencilla (precio alrededor de 6€ el billete solo de ida). 

Es el hub perfecto para después ir en tren hasta Como (1.30h aproximadamente). Para los que no habéis viajado mucho a Italia, os comento que seguramente estamos hablando del país mejor conectado por su extensa red ferroviaria (después de Japón, porque superar eso es imposible). Desde la estación central de Milán hay trenes a todas las partes de Italia, con muy buena frecuencia y, por mi experiencia, sin muchos retrasos (yo uso la Renfe en Barcelona y claro...estoy acostumbrada a esperar y esperar...jeje).

Os dejo aquí el artículo sobre las 5 cosas que ver en Milán en 1 día. 

DÍA 2 - Milán - Como y Brunate

Para ir a Como desde Milán lo más fácil y rápido es el tren desde la estación central. Veréis que hay muchos trenes distintos (y de diferentes precios) a Como. Esto se debe a la "categoría" y al tiempo que tarda en llegar cada tren. Nosotras viajamos con el regional (trayecto de ida 7€) y llegamos aproximadamente en 1.30h. 

Como es un pueblecito pequeño que da directamente al lago y uno de los mejores sitios "base" para conocer la zona. CONSEJO: Si se tiene más tiempo, lo recomendable es coger un coche y recorrer todos los alrededores del lago haciendo "roadtrip" y durmiendo cada noche en un sitio distinto.  Los paisajes desde la carretera son increíbles.

Lo primero que hicimos al llegar a Como, fue subir hasta Brunate. Es un pueblo arriba de la montaña desde el cual la panorámica de los Alpes al fondo con el lago y sus pueblos es increíble. Para subir hay un teleférico en Como que tarda unos 2 minutos y cuesta 5€. Os voy avisando: hay cola para subir pero vale la pena.

Una vez arriba, el pueblo es super chiquitito. Nosotras comimos en Capolinea Bistrot Brunate con unas vistas TOP. CONSEJO: aunque subir caminando es inviable, recomiendo muchísimo bajar a pie. Hay unas panorámicas espectaculares y creo que vale mil la pena. Al final desde el teleférico no se ve nada.

Por la tarde paseamos por Como. Se puede ir bordeando el lago hasta algunas villas muy bonitas y en cualquier punto las vistas del lago son preciosas. Un amigo que es de allí nos recomendó el restaurante La vita é bella. También nos recomendó (este un poco más caro) el restaurante Borgo Sant'Agostino. 

Por lo que respecta al alojamiento, nosotras dormimos en el hotel B&B Hotel Como. Está a 2 minutos caminando de la estación del tren y a unos 10 min. del centro. Desde mi punto de vista, buena relación calidad/precio. 1 noche 65€/hab.

DÍA 3 - Bellaggio y tren a Milán

Como ya os comentaba antes, esta zona es para tomársela con calma. El ambiente acompaña muchísimo a estar en las terrazas tomando Spritz o simplemente paseando por el lago. El segundo día nosotras lo dedicamos a ver Bellaggio. Hay varias opciones para llegar desde Como:

El ferry panorámico que sale del puerto de Como dura unas 3 horas por el lago y cuesta 15€. Las otras dos opciones son: coger el ferry rápido que cuesta 10€ y tarda 1.30h (nosotras fuimos así) o ir en autobús que cuesta 7€ y se tarda 1h (volvimos así). Cualquiera de las opciones es válida. Si tenéis más tiempo y queréis recorrer el lago con calma, la opción panorámica tiene buena pinta. El autobús también lo recomiendo porque las vistas desde la carretera son muy bonitas.

Por lo que respecta a Bellaggio, solo os puedo recomendar que paseéis tranquilamente por sus calles empedradas que parecen sacadas de una película de Audrey Hepburn. Todas las terrazas son de revista y apetece pararse en todas: con sus buganvillas, sus lucecitas, sus mesas kukis...no sé, me enamoré de este pueblecito. 

De vuelta en como volvimos a coger el tren hacia Milán. No os preocupéis por los horarios de los trenes, pasa uno cada 20 minutos o así y no hace falta comprar los asientos con antelación. 

Otros posts que te podrían resultar interesantes:

Venecia es una de las ciudades más visitadas de Europa y del mundo. Sus canales y sus góndolas la hacen única. Las visitas exprés a esta ciudad se centran básicamente en descubrir la famosa plaza de San Marco, el puente de Rialto y el Gran Canal; pero Venecia es mucho más. En mi cuarta visita a esta ciudad, le...

Seguramente ya habréis oído hablar de estas dos islas que se encuentran en la bahía de Venecia y que son perfectas para una excursión de un día desde la ciudad de los canales. Aunque yo ya había visitado Venecia en 3 ocasiones, nunca había ido a las islas y esta vez no me lo pensé dos veces. ¡Y vaya acierto!...