Ruta de 8 días por Astúrias

02.08.2020

No nos engañemos, en una semana no ves Asturias. Pero ni de lejos, vamos. Lo que sí que puedes hacer es un pequeño "tastet", como decimos en Cataluña, de todo lo que esta zona te puede ofrecer. Aquí va todo lo que nosotros metimos en el planning de 8 días:

Resumen de la ruta: Picos de Europa y lagos de Covadonga, descenso del Sella, Luarca, Faro de Busto, Cudillero, Playa del Silencio, Cabo Vidio, la Regalina, Ruta de las Xanas, Pedroveya, Gijón, Ribadesella y Playa de Gulpiyuri.


DÍA 1- Barcelona - Asturias (con parada en Cantabria)

Teníamos unas 6 horas de coche y salimos muy temprano, así que a la hora de comer ya estábamos por la zona de Cantabria. Por motivos que no vienen a cuento hicimos la parada en Ajo, pueblo costero de Cantabria, pero el plan inicial era comer en San Vicente de la Barquera y después conducir 1 horita más. La primera noche nos alojábamos en el camping los naranjos del Bulnes y esa tarde nos dio tiempo a hacer la compra para toda la semana e instalarnos en el camping.

DÍA 2 - Lagos de Covadonga y ruta hasta el refugio Vega de Ario

Dudamos si hacer los lagos o la ruta del Cares pero todo el mundo nos dijo que la ruta del Cares estaba demasiado llena de gente y especialmente un domingo (no nos gustan los sitios con aglomeraciones y mucho menos en medio de la pandemia). Así que optamos por visitar los Lagos y en vez de hacer la ruta panorámica de 3km, decidimos subir hasta el refugio Vega de Ario, a unas 3 horas de camino de los lagos. Fue una ruta increíble y preciosa que disfrutamos muchísimo. Desde el refugio se puede seguir subiendo hasta el pico Jultayu, unas 2 horas más después del refugio. ¡Unos de los mejores paisajes que hemos disfrutado en el viaje!

CONSEJO: Puedes llegar con tu coche a los lagos de Covadonga antes de las 8.30h de la mañana. Sino, tendrás que aparcar en el pueblo y coger uno de los coches que te suben hasta los lagos (unos 2€ el trayecto).

DÍA 3 - Descenso del Sella

Este plan estaba en la lista desde el principio. Nos habían hablado mucho de esta ruta en kayak y no dudamos en hacerlo. Todos los descensos (lo hagáis con la compañía que lo hagáis) empiezan a las 11h de la mañana. Veréis que hay muchos sitios que te lo ofrecen desde 25€ por persona hasta 16€ (el más barato que encontramos nosotras). Ofrecen exactamente lo mismo pero dependiendo de lo bien situada que esté la empresa que lo ofrece tienen un precio u otro. El descenso del sella, como os comentaba en el post de "Asturias a bocados", es básicamente un parque de atracciones. Centenares de kayaks salen a la vez, todo el mundo con su comida, su bebida y algunos hasta con su música y se lanzan a bajar el Sella como si fuesen autos de choque. No es un plan que recomiende a parejas o a alguien que quiere disfrutar de la naturaleza de forma relajada. Es más un plan de fiesta diurno que si vas con amigos puede ser una pasada. Y ese fue nuestro caso, ¡lo disfrutamos como enanas!.

CONSEJO: si no llevas tu propia bebida y comida, podrás ir parando a los márgenes del río en las diferentes sidrerías del camino. Probablemente lo mejor del descenso.

El nivel de dificultad es bajísimo y no hay casi pendiente. Además, hay 3 puntos donde te pueden recoger, así que depende un poco del ritmo que llevéis podéis parar en los 8km, en los 10km o en los 14km.

DÍA 4 - Luarca, Faro de Cabo De Busto y Cudillero

Queríamos dedicar este día a conocer pueblecitos de la costa occidental y, aunque hay muchísimos que parece que valen la pena, nos decantamos por empezar por Luarca y acabar por Cudillero, donde teníamos el segundo alojamiento.

Luarca es un pueblecito pesquero con un puerto encantador y rodeado de calles empinadas. Lo ves dedicándole una mañana. Después de comer nos dimos cuenta que teníamos tiempo de añadir algo a la ruta y nos decantamos por el Faro de Cabo de Busto, a pocos kilómetros de Luarca. Tiene unas vistas sobre el acantilado espectaculares. Nos recordó (en su justa medida) a los acantilados de Moher en Irlanda.

Por último, visitamos en Cudillero y aprovechamos para cenar allí. De nuevo se trata de un pequeño pueblecito con tradición pesquera que tiene el encanto de estar construido sobre la ladera, lo que hace que todo el pueblo sea empinadísimo y que las vistas tanto desde el mirador de arriba como desde el puerto sean preciosas. Nosotras lo bautizamos como el "Cinque Terre" de Astúrias. (si no conoces Cinque Terre aquí tienes la info, ¡ya estás tardando!).

DÍA 5 - Playa del Silencio, Cabo Vidio y la Regalina

Una de las mejores cosas de Asturias es que hay todos los paisajes y todos los planes que quieras. Desde montaña, hasta costa, pasando por pueblecitos encantadores. Así que el día 5 lo dedicamos a conocer algunas de las playas que más nos habían recomendado. Empezamos por la del Silencio, una de las más conocidas, y nos dejó con la boca abierta. 

CONSEJO: hay un parking de pago que vale 2€ al día pero no vale la pena. Pasa el parking y busca aparcamiento, se puede parar en las orillas del camino y nosotras lo vimos tarde.

 Bajar hasta la playa es una media hora y todas las vistas son una pasada. Estuvimos tomando el sol hasta el mediodía que nos fuimos a descubrir Cabo Vidio y la playa de Peñadoria, donde estuvimos, literalmente, solas. Esta playa fue mi favorita de las que visitamos. También aparcas el coche en el acantilado y necesitas bajar unos 30 minutos 

CONSEJO: lleva cangrejeras o algo así, todas rompimos nuestras chanclas de playa. Además hay bastante roca, con lo que para entrar al congelado agua del océano atlántico vale la pena.

 Por último, nos acercamos a la Regalina. Dicen que la puesta de sol es espectacular, nosotras lo vimos a media tarde. Se trata de una capilla al borde del acantilado con unas vistas de infarto.

DÍA 6 - Ruta de las Xanas, Pedroveya y Gijón

Como os he comentado, visitar la Ruta del Cares no entraba en nuestra lista pero sí el desfiladero de las Xanas, lo que llaman la hermana pequeña de la Ruta del Cares. Es un recorrido de unas 2h de subida y unas 2h de bajada que acaba en Pedroveya, un pueblecito super adorable donde comimos la mejor fabada que hemos probado (enserio, léete "Asturias a bocados").

Nosotras no queríamos tener que bajar después de comer así que lo que hicimos fue empezar la ruta muy pronto y en cierto punto darnos la vuelta y subir con coche a Pedroveya. Esto nos permitía salir hacia Gijón después de comer. Allí buscamos nuestro alojamiento y nos pasamos la tarde y la noche de copeo por la ciudad.

DÍA 7 - Gijón, Ribadesella y Playa de Gulpiyuri

Aprovechamos la mañana para hacer 4 compras por Gijón y nos dirigimos a comer a Ribadesella. Es famosa por ser de las mejores zonas para hacer surf aunque nosotras no teníamos esa intención. El centro antiguo del pueblo es bonito, pero no se si es que no encontramos la playa correcta o que veníamos de ver pueblos que nos gustaron más, pero Ribadesella no nos dijo mucho. A media tarde nos dirigimos a la Playa de Gulpiyuri, la gran decepción del viaje. Se trata de una playa interior, famosa por considerarse la más pequeña del mundo. Aunque no tiene salida al océano, es de agua salada, porque a través de una cueva pasan las mareas y el oleaje creando este fenómeno tan curioso. Seguro que la descripción os ha enamorado (o por lo menos llamado la atención), pero cuando llegamos nos gustó nada. Quizás porque había bastante gente (a parte de un chiringuito de souvenirs) y la playa la ves como desde arriba con una barandilla, me recordó muchísimo al zoo. Está rodeada de prados verdes y de unos acantilados bastante bonitos que por lo menos nos hizo pensar que la parada no estaba tan desaprovechada pero, desde nuestro punto de vista, el único punto que quitaría del viaje. 

DÍA 8 - Camino hasta Barcelona ¡a ritmo de hits del 2000!

Otros artículos que te podrían interesar:

Lanzarote ha sido mi tercera isla canaria visitada y sin lugar a dudas, mi preferida hasta el momento. Sus pueblecitos de casitas blancas, sus restos volcánicos, sus playas de agua cristalina y toda la arquitectura de César Manrique hacen que Lanzarote valga muchísimo la pena. Os dejo en este post lo que más me ha gustado de la isla.